Community Manager para PYMES

 

En plena era de internet es raro dar con una empresa que no tenga presencia en las Redes Sociales, por pequeña que sea. Cualquiera puede crear un perfil de Facebook, Twitter, Google + o Instagram de su negocio, abrir un canal de Telegram o atender a sus clientes a través de WhatsApp, pero uno de los fallos más comunes en la gestión de esos perfiles en redes sociales por parte de las pequeñas y medianas empresas, es precisamente no dejarla en manos de un profesional.

A menudo suele encargarse el propio empresario o alguien de la empresa, que por lo general no tiene el conocimiento y las tácticas Seo de un Community y que acaba publicando cuando tiene tiempo, pero los resultados que se obtengan serán bastante más limitados que si la gestión está en manos de un Community Manager profesional.

Contar con la ayuda de un Community Manager profesional no solo ayuda a llegar a más gente al ampliar la presencia a más redes, también asegura que se emplean las redes más adecuadas para el negocio y amplía la información sobre cómo se comportan los usuarios o consumidores, gracias al manejo de herramientas como TweetDeck, Hootsuite, Social Bro o Google Analytics.

¿Por qué contratar a un Community Manager?

La primera razón por la que es recomendable contar con un profesional, es el plan de social media. La presencia en redes sociales tiene como objetivo principal darse a conocer entre el público potencial. Para ello es necesario trazar una estrategia de Inbound marketing que permita a la PYME conocer mejor a sus potenciales clientes y dirigirse a ellos de un modo eficaz en las redes sociales.

Un Community Manager profesional puede trazar un plan que, ajustándose al presupuesto, logre los mejores resultados posibles. Lo importante es tener claro el objetivo y trazar un plan en las redes sociales más adecuadas para cada caso.

Otra razón de peso para contratar a un Community Manager es que permite al empresario o Gerente centrarse plenamente en el negocio. Cualquier PYME necesita horas de trabajo, esfuerzo o formación para lograr resultados eficientes en las redes sociales. Por esta razón es lógico delegar esas funciones para centrarse en sus tareas principales.

La última razón que hay que señalar es el perfil del Community Manager, debe ser un buen comunicador, pero también una persona creativa y optimista, con una buena atención al público, orientado hacia la publicidad y el márketing. Así que parece difícil que pueda desempeñar estas funciones un empleado que ya tiene asignadas muchas otras. Contar con un Community Manager puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso en la red y ayudar al pequeño empresario a ahorrar tiempo y esfuerzo en redes sociales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *