Consejos para la gestión de equipos

Los empresarios atienden aspectos muy diversos de organización en la gestión de un negocio. Desde el punto de vista del factor humano, la inteligencia emocional es un valor cada vez más presente en la empresa. El líder es un referente esencial en la búsqueda de un objetivo común.

En un contexto laboral tan cambiante como el actual, el papel del factor humano se hace todavía más urgente en el trabajo, puesto que esta calidez en el clima organizacional aumenta la autoestima de todos los miembros que forman parte de un proyecto.

Además, es muy importante facilitar distintas opciones de contacto para fomentar el diálogo. Número  de teléfono, correo electrónico y horario de visita en el despacho. Los trabajadores valoran tener un jefe cercano y accesible con quien poder hablar sobre aspectos diversos, como, por ejemplo, la negociación sobre un aumento de sueldo, el desarrollo de una actividad o un cambio de puesto.

Gestión de equipos

El lenguaje define la realidad de una empresa. Por tanto, es importante que el líder genere un valor de equipo a través del uso de palabras que rompen con la esencia del talento como un concepto individual. Esto se consigue de modo sencillo expresando las frases de motivación en la forma «nosotros». Del mismo modo, también conviene generar una filosofía de empresa en la que los éxitos se celebran de forma colectiva y las derrotas se asumen de manera responsable y forma conjunta. El concepto de responsabilidad es mucho más constructivo que buscar culpables.

Muchos líderes dedican gran parte de su carrera profesional a la realización de cursos técnicos. Sin embargo, cometen el error de no implicarse de igual modo en su propia formación emocional a través de la realización de cursos de coaching e inteligencia emocional. En la actualidad, existen muchos recursos de aprendizaje disponibles para facilitar la formación continua: libros, cursos online, conferencias, sesiones de speed mentoring

Organización del tiempo

Es muy importante que el jefe ofrezca recursos de aprendizaje para los trabajadores con el fin de evitar el liderazgo paternalista. El jefe aumenta su liderazgo cuando delega con confianza en los trabajadores. A través de esta coordinación, existe una colaboración constante en las tareas.

Conviene convocar reuniones de trabajo en las que quede indicado de antemano cuál es el tema del encuentro y horario de inicio y cierre. Aprovechar el tiempo es un gran valor. Pero, además, también es importante buscar el feedback de todos los miembros de la reunión para que cada encuentro se convierta en una lluvia de ideas, a modo de inspiración para tratar los temas de empresa y buscar soluciones creativas.

Del mismo modo, todo jefe que es un buen líder debe recompensar adecuadamente las horas de trabajo extra de los empleados.

El líder no nace, sino que se hace

El liderazgo no responde a una competencia innata en el ser humano, sino que esta habilidad emocional se entrena a través de la experiencia práctica. Por esta razón, es recomendable que cada jefe elabore el método DAFO y concrete cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que afronta en su rol de líder.

Conviene anotar a mano en un cuaderno los distintos elementos de cada apartado. Este ejercicio es muy útil para que cada profesional tome conciencia de qué es aquello que está haciendo bien, para potenciar todavía más estos puntos fuertes. También es importante estudiar qué punto débil puede empezar a corregir a través de un plan de acción marcado por objetivos específicos, temporales y realistas.

Asimismo, es muy recomendable que el profesional modele las acciones de aquellos líderes que son unos ejemplos por sus actitudes asertivas. En el ámbito del deporte es posible encontrar deportistas con una actitud ejemplar. Por ejemplo, Rafael Nadal.

El sueldo emocional en la empresa

El verdadero líder es aquel que no se enfoca únicamente en el aspecto material del sueldo como forma de compensar a los trabajadores por su esfuerzo, sino que también integra medidas con las que reforzar el sueldo emocional. Existen iniciativas sencillas, pero muy eficaces para fomentar la motivación externa: poner un buzón de sugerencias, elaborar cuestionarios de satisfacción de clima organizacional, facilitar el teletrabajo un día por semana…

Además, cada vez son más las empresas que integran actividades afterwork como un ámbito que permite fomentar lazos, desarrollar vínculos en la plantilla y potenciar el conocimiento mutuo en un contexto que no está marcado por el estrés que surge en la presión diaria marcada por cumplir los plazos de un proyecto.

Pero, para que el afterwork tenga verdadero significado, es muy recomendable que el jefe también participe en algunas de estas actividades. Ha de apagar el teléfono durante esos planes para evitar otras interrupciones. Este tipo de planes debe convertirse en un hábito frecuente y no en algo puntual, como ocurre en el caso de aquellas empresas que únicamente organizan la cena de Navidad.

Fuentes de información:

http://www.ideasparapymes.com/contenidos/pymes-desarrollo-liderazgo-habilidades-lider-administracion-negocio-exito.html

https://ricardlloria.wordpress.com/2014/02/18/14-consejos-simples-y-directos-sobre-liderazgo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *